Image
Image

Infierno Rojo

Sentía el tronco en mi espalda, sí, lo sentía en toda su fealdad, con su textura áspera y ruda; pero me agarraba a ella como se agarra un soldado al crujir de la metralla esparcida en la tierra y al retumbar de los cañones, no, no porque le guste sino porque son los únicos sonidos, los únicos hechos que le hacen pensar que sigue en este mundo. Y así, justo así, me sentía yo; sintiendo la áspera madera con agradecimiento y sin ni siquiera tener en cuenta las piernas sollozadas por correr entre los arbusto, que aunque un día parecían de idilio y cuento de hadas, hoy representaban mi final.

AGred riding hood 4023257 1920Recuerdo cuando la vi por primera vez, y es más, lo hago con exactitud. Cuando vi aquella niña, cuando la vi aquel día me pareció tan inofensiva que no pensé que esto pudiera terminar así. No pude siquiera imaginar que cada paso que yo diera o dejara de dar fuese a estar reglado y delimitado por el agonizante miedo de sentir de su fusil en mi nuca; de disipar en la lejanía su extraña y dantesca túnica roja.

Yo nunca quise esto, antes yo era un lobo feliz y de haberlo sabido nunca me hubiese comido a su abuela.

Tribu

AGlake titicaca 502128En ese bosque, apartada en su soledad y escondida entre los arboles se encuentra la tribu. Que, respetando sus tradiciones, aún adoran a los dioses paganos y obedecen a brujas en sus rituales alrededor de la hoguera.

Se que no estáis acostumbrados a ver tales barbaridades pero no asustaos, pues al llegar la enriqueceremos tanto en espíritu como rica es en oro.

Con la ayuda de rey convertiremos esta pantanosa aldea en una gran urbe española.

Van ustedes con Dios y del aire recogerá Dios su sacrificio para forjar con el las llaves que os abrirán el cielo. – Dijo el cura tras bendecir a los soldados y mandarlos a las afuera de Cuzco.

Image
© 2017 La Quinta Rosa